Un vehículo híbrido combina un motor de combustión interna, una batería adicional y uno o varios motores eléctricos. En el artículo de hoy de Movilidad responsable te hablamos de los tipos de tecnología híbrida.

Tipos de tecnología híbrida

Según su funcionamiento se pueden distinguir varios tipos de vehículos híbridos, pero siempre tendremos que seguir acudiendo a la gasolinera, ya que la autonomía en modo cien por cien eléctrico está muy limitada, en algunos vehículos hasta 60 Km.

Podemos distinguir entre:

  • Híbridos en serie
  • Híbridos en paralelo
  • Sistema Full Hybrid
  • Híbrido enchufable

Vehículos híbridos en serie

Son los motores eléctricos los que mueven el vehículo, ya que son los que tienen conexión con las ruedas.

El motor de combustión interna tiene como trabajo mover un generador que almacene corriente eléctrica en una batería que será la que suministrará energía al motor o motores eléctricos.

Vehículos híbridos en paralelo

Aquí el motor es de combustión interna es el principal suministrador de energía, ya que es el que mueve el vehículo en la mayor parte de las ocasiones.

El motor o motores eléctricos aportan su potencia cuando circulan a muy baja velocidad para conseguir un consumo eficiente o a más altas velocidades como extra de energía al motor de gasoil o gasolina

Sistema Full Hybrid

Este sistema combina las dos tecnologías, de forma que el motor eléctrico funciona de forma independiente a baja velocidad, siempre que no se sobrepase una distancia determinada y la carga de la batería sea suficiente, mientras que a mas alta velocidad trabajan los dos motores de forma simultánea.

Además, el motor térmico no solo impulsa el vehículo, sino que además alimenta al generador que provee de energía al motor eléctrico.

El vehículo híbrido enchufable (PHEV)

Tiene similitud con el eléctrico 100% en que las baterías se pueden conectar a una fuente externa de energía eléctrica. Y esta característica además le diferencia de los híbridos llamemos convencionales.

En estos vehículos las baterías tienen mayor capacidad lo que permite mayor autonomía en el modo eléctrico y por lo tanto se reduce de forma importante el consumo de combustible.

Los retos

Tanto los vehículos híbridos como los eléctricos 100% presentan importantes retos. Podemos decir que los dos más importantes son los materiales con los que fabricar las baterías, así como su capacidad de almacenamiento.

En los primeros vehículos híbridos el material más utilizado para las baterías fue el hidruro metálico y el níquel.

Para conseguir mayor capacidad de almacenamiento y por lo tanto mayor autonomía se está priorizando el uso de baterías de iones de litio y polímero de litio.

Otro reto importante es donde colocar las baterías. Actualmente es muy común encontrarlas debajo de la tapa interior del maletero, así como en una zona inferior por debajo del habitáculo lo que mejora la distribución de pesos, además de bajar el centro de gravedad.

En resumen

Los vehículos híbridos consumen menos combustible y por lo tanto emiten menos niveles de CO2. Se instalan sistemas como el start/stop que acompañado de la frenada regenerativa o frenada cinética hacen que el consumo de energía se reduzca de forma importante.