Los cambios en la movilidad ya están aquí. Tenemos por delante muchas novedades en cuanto a los vehículos que tenemos en nuestro entorno, son vehículos ecológicos, con muy bajos consumos y por lo tanto con emisiones muy bajas o en algunos casos inexistentes. Estos son vehículos híbridos, híbridos enchufables o 100% eléctricos. Iremos avanzando poco a poco en cada uno de ellos, sus características, y forma en la que generan el movimiento, consumos y emisiones.

Sobre los vehículos Híbridos

En esta primera toma de contacto creo que debemos plantearnos si un vehículo de este tipo se conduce igual que un vehículo de combustión interna y si es igual de seguro.

Antes de empezar

Debemos empezar por saber que un vehículo hibrido es el que combina un motor de combustión interna con uno o varios motores eléctricos, por lo tanto, seguirá necesitando combustible fósil. (gasolina o gas-oil), aunque con unos consumos muy reducidos. Por otro lado, el vehículo 100% eléctrico es el que consume solo este tipo de energía.

Un vehículo eléctrico se conduce como un vehículo automático, es decir, solo tenemos dos pedales, acelerador y freno con la importante diferencia que no tienen caja de cambios por lo que la aceleración es mucho mayor ya que la fuerza inicial es instantánea. Para conseguir una conducción cómoda esta debe ser suave, con aceleraciones progresivas.

La desaceleración nos va a permitir frenar el vehículo, sería como pisar suavemente el pedal de freno en un turismo de combustión interna además de aprovechar esta desaceleración como fuente de energía que permitirá una recarga parcial de las baterías, lo que se denomina frenada cinética o frenada regenerativa.

Autonomía

Es muy importante tener siempre presente que la autonomía de estos vehículos es inferior a la del vehículo de combustión interna, por lo tanto, debemos modificar nuestros hábitos en cuanto a la utilización de algunos elementos del vehículo, como el climatizador.

Para que tenga la menor incidencia posible en la autonomía del vehículo deberemos utilizar los sistemas de conexión automática que permitirán aumentar o disminuir la temperatura del habitáculo, de forma que cuando tengamos que usar el vehículo el climatizador solo tenga que mantener dicha temperatura.

El modo ECO nos permitirá ahorrar energía y acumularla, aunque por otro lado tendremos en cuenta que perderemos prestaciones, es un modo adecuado y recomendable siempre que circulemos en poblado, ya que en este tipo de vías no tenemos grandes necesidades.

La previsión y la programación de la ruta es fundamental, deberemos recargar siempre que tengamos ocasión, y deberemos estar informados de todos los puntos de recarga, tanto durante el recorrido como los existentes en el punto de destino. No dejemos nada a la improvisación.

Elementos de los vehículos

Al igual que en los vehículos con motor de combustión interna, los neumáticos son una pieza fundamental, no solo en la seguridad, también en el consumo. Neumáticos de peor calidad, de diferentes dimensiones a las originales o con deficiencias en la presión incidirán negativamente en el consumo.

Una de las grandes diferencias entre los vehículos eléctricos y el resto es el ruido. Los eléctricos son muy silenciosos, por lo que los usuarios más frágiles de la vía, peatones y ciclistas, pueden verse sorprendidos por la presencia de un vehículo cercano que no han escuchado, pudiendo desembocar en un accidente. Para evitar esto algunos vehículos eléctricos disponen de un sistema que emite un ruido artificial para evitar esta situación.

En definitiva, con un vehículo eléctrico debemos practicar una conducción basada en la anticipación, en la previsión, y en la programación de las rutas a seguir. Así conseguiremos una mayor autonomía, comodidad y seguridad.

Seguridad

En cuanto a la seguridad podemos decir que los vehículos eléctricos son tan seguros como los vehículos de combustión interna. Estos pasan las pruebas de impacto frontal, lateral y choque trasero según las normas Euro NCAP, cada una de ellas a diferentes velocidades.

Incluso aunque no se produzca un choque, si el sistema de control detecta algún problema, como un cable suelto que pueda entrar en contacto con la carrocería, corta el suministro de corriente.

Los servicios de emergencias también revisan los vehículos y reproducen los procedimientos de corte de carrocería que realizan normalmente para sacar a las personas atrapadas. Los sistemas de desconexión del vehículo permiten que trabajen sin riesgos de descargas. Los fabricantes aportan todo tipo de información y además una hoja de rescate.