Hoy en el blog de Movilidad Responsable te contamos la relación histórica de la Movilidad y la salud. ¡Sigue leyendo!

La relación entre Movilidad y salud

Desde la revolución industrial la tendencia nos lleva a trabajar en núcleos de territorios muy pequeños pero con gran densidad de población. Las principales industrias se centralizan en las grandes ciudades, donde sus necesidades así como la de sus trabajadores están fácilmente cubiertas.

Esto genera la necesidad de una serie de infraestructuras que nos hagan la vida mas cómoda pero que puede repercutir en nuestra salud. Una de esas necesidades es el transporte.

Sobre los vehículos

Las emisiones de los vehículos de combustión interna hace que el aire que respiramos sea nocivo para nuestra salud, los combustibles fósiles emiten partículas finas que provocan enfermedades respiratorias, cardiovasculares y patologías cancerígenas.

Los vehículos diésel en mayor medida que los vehículos de gasolina.

La Salud

La movilidad en las ciudades  debe ir en pro de la salud, no solo desde las emisiones nociva, necesitamos ciudades limpias de ruido. La movilidad sostenible debe evitar que los vehículos mas contaminantes entren en las ciudades, para ello se deben promover diferentes transportes alternativos, sostenibles, inteligentes y saludables. Solo deberían quedar los vehículos respetuosos con el medio  ambiente.

Debemos apostar por los vehículos híbridos  en sus distintas variantes y sobre todo por los vehículos 100% eléctricos que son el futuro de la movilidad sostenible y saludable.

El estado

Las entidades publicas deben tener tendencia a invertir y promover la salud, que provocara que la inversión en detectar y combatir enfermedades sea menor.

Invertir en la movilidad sostenible en su conjunto disminuye las enfermedades antes citadas lo que debe influir positivamente en el gasto sanitario e indudablemente en el bienestar de la población que debe ser el principal objetivo.

Según un estudio realizado por la Asociación Americana del Pulmón, en 2015 las emisiones contaminantes producidas por los vehículos tuvo un impacto de 34 mil millones de dólares. Estas cifra son el  resultado de la mala calidad del aire.

  • 109.637 ataques de asma
  • 220.119 días de trabajo perdidos por enfermedades respiratorias
  • 2.580 muertes prematuras
  • 1.895 ataques al corazón
  • 1.868 visitas a urgencias y/o hospitalizaciones

Los vehículos eléctricos no solo son rentables económicamente, son también rentables para nuestra salud.