La conservación del medio ambiente es una preocupación cada vez mayor de los jiennenses. Uno de los factores que lo demuestran es el aumento de la venta de coches híbridos en la provincia.

Estudio sobre coches híbridos

El estudio también valora el primer trimestre de 2017 en comparación con el anterior, que pasó de 17 vehículos matriculados a 58. Aunque con el resto de provincias de la comunidad autónoma Jaén es la que está en el puesto más bajo —los más altos lo ocupan Málaga, con 174, y Sevilla, con 143—, el interés por este tipo de medio de transporte ha crecido con el paso del tiempo.

Los datos

Lo corrobora Carlos Mesa, gerente del grupo Jadisa: “Antes era muy raro que el cliente que entrará por la puerta del concesionario preguntara por estos coches, sin embargo ahora es más común”.

Mesa explica que el comprador que busca un híbrido lo hace por 2 motivos principales, el económico y el ecológico. “La concienciación por el medio ambiente es mayor, y por ello quieren conservarlo con este medio de transporte”.

Emiten un 80 por ciento menos gases nocivos que los coches convencionales, debido a sus motores eléctricos, que ayudan a reducir la concentración de contaminantes en el ambiente y, así, evitan una mayor difusión de gases de invernadero. La polución acústica también es un valor para tener en cuenta, pues su diseño disminuye el ruido que ocasiona.

Sobre los coches híbridos

En cuanto a los costes de mantenimiento, la arquitectura técnica de un vehículo de este tipo, con un 90 por ciento menos de componentes que otro diésel o de gasolina, asegura costes de mantenimiento muy inferiores, pues no necesita aceite de motor, lleva menos filtros y no hay que sustituir ni revisar correas o embragues.

Las pastillas de freno duran más, gracias a su sistema de “frenada regenerativa” que carga, de forma parcial, la batería.

Según estimaciones realizadas por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), con la introducción de 1.000 vehículos eléctricos en una ciudad se dejarían de emitir más 30.000 kilogramos anuales de gases contaminantes y más de 2 toneladas de dióxido de carbono. Un ejemplo de su viabilidad para el futuro del automovilismo.

Por otra parte, el asunto legislativo es otro de los motivos que interesa a los nuevos dueños de vehículos. “La preocupación es cada vez mayor”, cuenta Carlos Mesa, y añade: “Las restricciones de acceso a los centros urbanos de las ciudades o el aparcamiento inquieta a la gente, y por ello se informa sobre las opciones de las que dispone”.

El gerente hace referencia a las recientes complicaciones que tuvieron los conductores para entrar en la capital española por los altos niveles de contaminación, que podría aplicarse, próximamente, en otras ciudades.